EL VALOR MORAL DE LA SOLIDARIDAD

EL VALOR MORAL DE LA SOLIDARIDAD

Un grupo de profesores y alumnos de la Escuela de Formación Humanistica PLENITUD, ha tenido la iniciativa de poner en práctica lo que se enseña(teosofia en acción) y ha formado un grupo de voluntarios para realizar un trabajo práctico de solidaridad.La iniciativa ,concretada por la sensibilidad de Marcela Mendez y Gabriel Ferztut, hoy cuenta con varios voluntarios que todos los miércoles recorren parte de la capital federal, llevando su aporte alimenticio a las personas que son victimas de un sistema  que los ha llevado a la periferia de la sociedad. En sucesivas notas iré relatando  las experiencias humanas que los voluntarios reciben en sus encuentros con el dolor y la marginación y trataré de explicar la magnitud que tiene ,la solidaridad como valor moral.

Porque la solidaridad es armonía que emerge de  la justicia. Es simpatía y da fuerza a los que persiguen un mismo objetivo. Hoy, la solidaridad es,   en una comunión de hombres que se enorgullece de la dicha de uno de sus integrantes y también la tristeza de la  miseria ,la pobreza, el dolor que da  ver  las necesidades del que no puede …Sin solidaridad , que es un poder interno del humano, es imposible realizar grandes sueños colectivos.

Donde falta justicia no puede haber solidaridad. Siendo naturales las desigualdades, la solidaridad consiste en equilibrarlas, creando la igualdad ante el derecho,

Las naciones están civilizadas en cuanto oponen la solidaridad total a los privilegios particulares.

La miseria,  es más grave para la mente que para el cuerpo pues disuelve los vínculos de la solidaridad.

Antes fue solidario el hombre en su familia; después lo fue en su tribu; más tarde en su provincia, en su comunidad religiosa en su grupo étnico.

Hoy la solidaridad puede extenderse a todos los componentes de cada nación, cuya unidad espiritual debe fincar en la convergencia moral de cuantos piensan y trabajan en un mismo cielo. Y mirando más lejos ¿ por qué la solidaridad no estrechará algún día en un solo haz fraterno a todos los pueblos? Este es el ideal teosófico enunciado por HPB cuando dijo  hay que formar un grupo de fraternidad universal sin distinción de sexo, condición social, color, creencia y capacidades intelectuales.

La instauración de una nueva paz, que es algo más que la mera ausencia de guerra, debe expresarse en una situación de solidaridad y armonía entre los individuos, entre los pueblos, entre los sexos, entre los hombres y la naturaleza, una situación en la que se le enseña al hombre a no temer.

Actualmente se induce a las personas a que vayan teniendo cada vez más temor, más desconfianza, a que no crean en nada bueno. Sólo se puede eliminar la agresión eliminado el temor y ser solidario .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *