EL SIGILO DE LOS INICIADOS

EL SIGILO DE LOS INICIADOS

En nuestro siglo, caracterizado por un marcado materialismo , se han perdido los misterios que otrora daban identidad a la cultura. Se han perdido – o tal vez esten en vida latente- las práctica de la Iniciación durante las cuales se revelaba la esencia del ser, el sentido de la vida, la razón de ser del universo y el plan de la Divinidad. Hoy la vida tiene , en un alto porcentaje de sentido material y el hombre lucha, sin tener  una clara visión sobre lo que es la existencia. Esta falta de sentido lo sumerge en estados de angustia, porque el hombre de nuestro tiempo carece de Iniciados, de aquellos que en el pasado eran guías sobre los temas trascendentes. Hoy la humanidad está  huerfana de Avataras, de aquellos que traían el mensaje, la buena nueva. De aquellos que transformaban la conducta de los hombres con su ejemplo y con sus enseñanzas. Vivimos en un mundo grís y violento porque tal vez los Iniciados permanezcan en el silencio meditativo observando el comportamiento humano a la espera de que la crisis existencial llegue a su punto cúlmine. Creo que ese momento está llegando , pues es tanto el dolor y  sacrificio que tiene el hombre de nuestro tiempo que se hace imprescindible el retorno de los Maestros Espirituales que restablezcan la armonía en las relaciones humanas. Se hace necesario que nuevamente la humanidad reciba el perfume de la enseñanza de los Maestros de Sabiduría, sus palabras de amor, sus ejemplos de virtudes, sus modelos arquetípicos que orienten en un nuevo amanecer.

Tal vez, nuestra soberbia nos ha hecho creer que es innecesario la presencia de los Iniciados. Pero es evidente que estamos solos y sin guías. Hay tristeza y miedo de no saber por qué pasan tantas cosas malas y carecemos de seres superiores y luminosos que con su sola presencia pongan en retirada a las  sombras que ha ocultan la esencia espiritual de los seres humanos. Roguemos para que retornen los Magister, los Magos capaz  de educir las potencias interiores de bondad, caridad y amor que todo hombre posee, pero no ve, porque sólo  escucha el canto negro de la maldad.

En las portentosas culturas de Egipto,,Grecias , Caldea, China, India, y también en nuestra América Precolombina, la Iniciación en los misterios del ser eran practicas cotidianas y en todas esas culturas se buscaba a los discipulos para prepararlos como guías espirituales de sus hermanos. Luego de haber recibido las enseñanza teoricas eran sometidos a pruebas piscológicas, misticas y filosoficas. Porque siempre, en esas culturas  la educación era una entrega magica y  espiritual a si mismo para poder irradiar al resto el perfume de la trascendencia humana.

En mi próxima nota les relataré las pruebas a que eran sometidos los discipulos en el sagrado sendero de la Iniciación. Aquellas, que antiguamente eran motivo del Sigilo de los Iniciados, hoy son imprescindibles para la vigencia de un Humanismo Creativo que permita al hombre trascender los conflictos existenciales y las crisis septenarias , que tanto dolor y desorientación producen en el hombre de nuestro tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *