LA EVOLUCION DEL ALUMNO SEGUN HPB

LA EVOLUCION DEL ALUMNO SEGUN HPB

Decía la Maestra H.P. Blavatsky (HPB), en sus clases de Adyar: «es lógico pensar que el que en su juventud llega al Ideal Teosofico y en él se queda más o menos cómodo, no es la primera vez que ha ingresado en él.»

Hay quienes toman al Ideal como una cosa familiar, pero eso no es garantía de permanencia en él.  La primera impresión de acogedora comodidad, muchas veces adormece, infantiliza o exacerba torcidamente el instinto de poder. Descartando desde ya a los que se acercan a la teosofía por primera vez guiados por una simple curiosidad o en busca de pequeños goces personales o respuestas a sus pequeños conflictos, hemos notado  tres etapas más o menos definidas de la vida y evolución del alumno dentro del Ideal Teosofico.

Estas tres etapas son las siguiente:

Primera: Un primer contacto con la Idea, en donde el alumno lo ve todo maravilloso y se  convence rápidamente que » ha  llegado», que » jamás se irá». En esta primera etapa, que suele durar de uno a tres años, existe cierta tendencia a divinizar a los profesores, atribuyendoles virtudes , poderes y realizaciones por si mismo imaginadas , o bien   fantasías creadas por la necesidad psicológica.de tener respuestas mágicas.

Segunda: Esta etapa del discipulado aparece más tarde o más temprano, según las particularidades de cada uno, e incluso varía mucho en su intensidad llegando en casos, a no presentarse jamás, debido más a la pubertad de carácter que a la madurez del Alma. Es un   período » oscuro». Las exageradas virtudes atribuidas a los profesores; las demasiadas esperanza de expansión del ideal; los sueños largamente acariciados sobre el propio progreso esopiritual y psicológico, chocan rudamente que esa » realidad», que aun no suele ser muy Real.

Este es el momento difícil del discipulo, todo lo que creyó prontamente lo pone en duda y los acontecimientos se presentan ante sus ojos como algo que lo ha desilucionado. Su Kama Manas, su mente concreta entra en un agitado parloteo y fragmenta el conocimiento recibido llevándolo a ese estado de duda. Una gran inercia abate su voluntad, la indiferencia sepulta su amor por la Idea y por la Humanidad y su inteligencia parece haber desaparecido..

Si el proceso no es superado a tiempo, ya sea por la propia fuerza espiritual , el discernimiento o bien el impacto que sobre él haga alguna buena medida de sus profesores, ya perdido irremediablemente para el Ideal ,buscará excusas para dejarlo, inventando nuevos ideales o aferrandose a alguna munudencia desagradable. Una pequeña observación del profesor  justificará a sus ojos su defección y su anterior amor por el Ideal podrá incluso transfigurarse en odio. Segudamente , aquellos que con un buen Ideal y una buena estructura organiizativa , no han resistiendo , menos aun lo podrá hacer solo y sus amenzas y desprecios lo llevan finalmente a los pocos años en convertirse en la marejada de la sudorosa masa vulgar.  Ha perdido la oportunidad de lograr la libertad y prefiere sumarse  a los seres cotidianos, lo cuales son pensados y usados por los poderes de las tinieblas.

La tercera etapa: Pero están los que superan sus crisis,y llegan a la tercera etapa. Estos son lo seguros Idealistas, los que son para toda la vida. Son los Misticos Pilares, únicos y verdaderos dirigentes capaces de cambiar la historia. A estos no los mellará el herrumbre de la duda; a estos no los conmueve las voces tentadoras de Mara porque saben internamente que luchan por un Ideal redentor de la Humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *